A,B,C Para Educar Niños Emocionalmente Inteligentes

3 consejos de crianza para educar niños emocionalmente inteligentes

 

Educar a los niños para que sean brillantes, confiados, y  capaces de navegar por las complejidades de la vida.

 

Como padres, queremos lo mejor para nuestros hijos. Trabajamos arduamente para criar individuos fuertes que llevarán vidas felices y tendrán una buena posición moral. A veces, sin embargo, nos encontramos en situaciones en las que nos cuestionamos nuestras elecciones de crianza , cruzando los dedos y esperando que estemos haciendo todo esto correctamente.

 

Nuestras esperanzas, sueños y temores acerca de la crianza y la educación de los hijos nunca cesarán, pero resulta que ya no tenemos que seguir adelante y confiar solo en la esperanza. Ahora tenemos métodos y estudios  basados en la ciencia sobre cómo criar niños equilibrados, de mayor rendimiento y emocionalmente inteligentes.

Un ejemplo es la investigación realizada por el Instituto Gottman, que muestra que: la conciencia emocional y la capacidad para manejar los sentimientos determinarán qué tan exitosos y felices serán nuestros hijos a lo largo de la vida, incluso más que su coeficiente intelectual.

Ser un entrenador de emociones para nuestros hijos tiene efectos positivos y duraderos, ya que proporciona un amortiguador para las complejidades de la vida que les permite ser personas más seguras, inteligentes y bien integradas.

 

A continuación, hay tres sugerencias sobre lo que debe y no debe hacer para desarrollar la inteligencia emocional de su hijo.

 

A. Reconocer las emociones negativas como una oportunidad de crecimiento.

Use las emociones negativas de su hijo como una oportunidad para conectarse, sanar y crecer. Los niños tienen dificultades para controlar sus emociones. Mantente compasivo, amoroso y amable.

Comunique la empatía y la comprensión para que su hijo pueda comenzar a comprender y reconstruir su elevado estado emocional. Intente decir: “¡Parece que estás enfadado! Lo entiendo totalmente ” o “ Pareces muy frustrado ahora mismo. ¿Es porque Dani se llevó tu juguete? Entiendo completamente tu enfado “.

No castigue ni regañe a su hijo por ser emocional. Las emociones negativas son apropiadas para la edad y eventualmente disminuirán a medida que los niños crezcan. Al ignorar sus sentimientos como insignificantes o al enviar el mensaje de que sus sentimientos son malos, también estará enviando el mensaje de que son malos. Esta percepción perjudicial puede permanecer con ellos hasta la edad adulta.

 

B. Ayude a su hijo a etiquetar sus emociones.

Ayude a su hijo a poner palabras y significado a cómo se siente. Una vez que los niños pueden reconocer y etiquetar adecuadamente sus emociones, estarán más dispuestos a regularse sin sentirse abrumados. Trate de usar frases como “Puedo sentir que te estás molestando” o “Parece que estás realmente disgustado”.

No transmita juicio o frustración. A veces nuestros hijos pueden hacer o decir cosas que son totalmente inaceptables y es difícil entender las emociones que parecen injustificadas o irracionales. Pero trata de ponerte en los zapatos de tu hijo. Haga preguntas, busque comprender y transmítales que está de su lado, que los apoya y que está ahí para sostener su mano en esos momentos en que las cosas se sienten abrumadoras y difíciles.

C. Establecer límites y resolución de problemas.

Ayúdeles a encontrar formas de responder de manera diferente en el futuro. Consiga su ayuda en la búsqueda de soluciones alternativas a sus luchas. Los niños anhelan la autonomía, y esta es una excelente forma de enseñarles que son capaces de autorregularse en un mundo que les parece injusto y particularmente molesto.

Recuérdeles que todas las emociones son aceptables, pero que todas las conductas no lo son. Aquí tiene una gran frase para establecer límites y ayudar en la resolución de problemas: “Entiendo que estás molesto, pero golpear no está bien. ¿Cómo puedes expresar tus sentimientos sin violencia la próxima vez?

No subestime la capacidad de su hijo para aprender y crecer. Nuestros niños tienen una capacidad innata para convertirse en adultos de alto funcionamiento que puedan resolver problemas y responder de manera inteligente a los dilemas de la vida. Como niños, sin embargo, necesitan un oído atento, una mano para sostenerse y un padre que puede educarlos y respondan en consecuencia.

 

 

Ser padre es un trabajo desafiante e interminable. Con solo tres pequeños pasos, puede criar niños brillantes, seguros de sí mismos y con mayor capacidad para navegar por las complejidades de la vida con facilidad y confianza.

PlazaToy

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *