Cómo Enseñar a tu Hijo desde niño hasta adolescente

Cómo enseñar algo a tu hijo

Sí, habrá una prueba al final. Se llama vida. A continuación le indicamos cómo asegurarse de que a sus hijos lo admitan y aprueben este examen.

Los padres son muchas cosas: los proveedores, protectores, refuerzos, mayordomos… Y, sobre todo, maestros. Si no podemos inculcar una lista básica y larga de habilidades para la vida en nuestros hijos, liberaremos seres humanos de calidad inferior en la sociedad. Y eso debería ser un delito grave. El mundo tiene bastantes idiotas.

¿El secreto de la gran enseñanza? Enfréntate a problemas con tus hijos en lugar de cara a cara. Si continúas dando “discursos” y haciendo pruebas, siempre serás  “el adversario”. Luchad contra los problema, no entre vosotros.

Seguidamente compartimos  20 sugerencias de habilidades para la vida que pueden ser un   comienzo. Hemos recopilado información sobre desarrollo infantil y estrategias para superar el desinterés y la resistencia que generalmente obstaculizan sus esfuerzos. En el camino, cultivará una relación más fuerte y satisfactoria con sus hijos, lo que significa que serán más receptivos a toda la otra sabiduría que querrá impartir más adelante en la vida.

 

 

Edad de 2-5

 

1.- Enséñale  a dejar el chupe.

Antes de comenzar a pensar en cómo va a lograr que se deshaga del chupete, pregúntese si su hijo está listo. Si su hijo no tiene otra manera de controlar sus sentimientos, el plan será contraproducente. Así que, en otras palabras, no los deje con las manos vacías. Todos usamos conductas tranquilizadoras a lo largo de la vida. No van a renunciar a su chupe a menos que primero los ayudes a encontrar un sustituto. Posibles candidatos: juguetes, peluches, libros, ejercicio. Cada niño encontrará su propio camino; tu trabajo es hacer que lo siga.

 

2.- Calmarse después de una rabieta.

En las rabietas de tus niños mantén la calma . Cuando un niño se enfada en un lugar público, su ansiedad es  el techo. Un consejo es fingir por su parte que no sucede nadad.  Este estado de calma  indica a su pequeño  que con una rabieta no obtendrá ningún resultado. Probablemente no funcionará durante el primer arrebato, pero es mágico para el quinto.

 

3.- Ampliar su vocabulario.

Los investigadores aconsejan utilizar un vocabulario diverso con los niños, pero eso no significa que debas comenzar a recitar Herodoto. En su lugar, ofrezca un juego dramático y creativo tanto para sus actividades como para su entorno. No sea tímido al usar palabras desconocidas: los niños entienden mucho del lenguaje de los adultos solo por el contexto. Este será un trabajo excelente para papá: en las familias con dos padres que trabajan, los padres tuvieron un mayor impacto que las madres en el desarrollo del lenguaje de sus hijos entre los 2 y 3 años, según un estudio publicado y que puedes consultar en este enlace.

 

4.- Saludar a presentarse y a dar la mano.

Comience haciendo que sus hijos quieran presentarse. ¿Cómo? Dígales que los adultos los tomarán más en serio. Para enseñarles cómo saludar a las personas. Primero, sonríe, párate y habla lo suficientemente fuerte como para ser escuchado.  Segundo, recuerde el nombre y extienda un firme apretón de manos. Haga que practiquen el uso del nombre en una conversación o al despedirse. Es un signo de confianza que dará sus frutos hasta la edad adulta.

 

 

5.- Aprender a pedir  ayuda si se pierden

A los 3 años, los niños deben saber sus nombres completos y los nombres de sus padres, como la primera base  esencial de seguridad infantil. Entonces es simplemente una cuestión de enseñarles cómo verbalizar: “Estoy perdido”. Explique a quién puede acercarse con seguridad: los oficiales de policía y las mamás  con niños . Y juega a “fingir que te has perdido” con ellos: “OK, estás en una tienda, en la playa… No puedes encontrar a mamá. ¿Qué debes hacer?” Cuanto más practiques, menos ansiedad sentirán si sucediera , esperemos que no.

 

 

6.- Los valores de la organización y la rutina.

Comience enseñando  a sus hijos en estos dos valores por ahora. La investigación ha demostrado que la capacidad para administrar sus materiales está directamente relacionada con el éxito que tendrá a medida que se hace mayor. Además, no tener una rutina es extremadamente desconcertante.  Primero, cultive sus habilidades de organización dándoles algo para que vayan y vengan  de sus clases de preescolar. Haga que sus hijos se acostumbren a colocar, digamos, una carpeta en el mismo lugar antes de irse a la cama. Les hará  felices no tener que buscar su carpeta todas las mañanas. En segundo lugar, ” las fiestas de limpieza”. Diga: ‘A ver quién puede recoger un mayor número de  juguetes y colocarlos en sus contenedores correctos’.

 

7.- Limpiarse después de ir al baño.

Primer paso: dejar de hacerlo por ellos . Segundo paso: dar instrucciones claras. “Así es como doblas el papel, así es como te mueves.

 

 

 

8.- Lavarse las manos regularmente.

Conviértalo en una tarea de todos los días. No creas en  connotaciones negativas alrededor de las rutinas diarias. Además, lavarse las manos puede ser divertido si …

1. … usas jabón divertido. Haga que los niños escojan los colores y olores que más les gusten.

2. … canta una canción mientras haces espuma. ”

3. … hazlo a la misma hora todos los días. Antes de las comidas, después de ir al baño y antes de acostarte.

 

 

 

9.- Atarse sus zapatos.

Los cordones de los zapatos son la forma en que enseñamos a los dedos y al cerebro de los niños a llevarse bien. No empieces hasta que tu hijo maneje y juegue  bastante  bloques o Legos. Luego evalúa cómo aprende tu hijo. Algunos niños piensan y aprenden con palabras; dales instrucciones como “Tira esta cuerda y la otra y dóblalas por la mitad para que se vean como mariposas”. Otros niños aprenden viendo; Muéstrales una y otra vez. No lo van a conseguir la primera vez ni la décima vez. Anímalos y dígales: ‘Está bien sentirse frustrado. Sigue intentándolo y, finalmente, tus dedos aprenderán cómo hacerlo’.

 

6-9 años

 

10.- Manejar una emergencia.

Ya les has enseñado qué es el 112, dónde están los extintores y el plan de escape, ¿verdad? Eso es lo fácil. La parte difícil es enseñarles calma. En una multitud, dígales que busquen personas en las que puedan confiar. Evitar el pánico y a las personas que están en pánico. El mejor momento para hablar sobre emergencias, es durante la cena. Pedirles a sus hijos que se acerquen a la mesa  en un tono maduro los hace sentir más adultos. ¡Y usted desea un mayor nivel de respuesta de ellos durante una emergencia!

 

11.- Aceptar y actuar sobre la crítica.

Los niños se enfrentan a las críticas de muchas fuentes: compañeros, maestros, entrenadores y usted. Déjalos sentirlo. No digas: ‘Oh, no te preocupes por eso’. La lección aquí es que la crítica tiene solo el poder que le damos . Reconozca que la crítica duele y pregúntele a sus hijos: ¿es correcta? Si es así, ¿qué puedes aprender de ello? Además, dales tiempo para procesarlo. Si le dices: ‘Cuando actúas de esta manera, no eres muy agradable’, puede que no se “registre de inmediato”. Pero estarán pensando en ello.

 

12.- Enseñar con imaginación.

El mejor dispositivo disponible es la visualización. Sea descriptivo en sus explicaciones y muy imaginativo. Los ejemplos originales y creativos  en las explicaciones que usted dé a sus hijos serán los que recuerden y hagan que desarrollen sus conocimientos.

 

13.- Resolver disputas con hermanos y amigos.

A menos que uno de tus hijos esté colgando al otro por la ventana, no digas una palabra. No estás escuchando solo un lado, y no estás actuando como moderador. Tan pronto como te involucras, ya no están interesados ​​en encontrar una solución; están interesados ​​en ponerte de su parte. Si siguen molestándote, diles que si entras  será un problema para ambos. Quédate con tu rígida neutralidad, y aprenderán que su caso es infructuoso. Más importante, aprenderán a comprometerse rápidamente.

 

Edad+10

 

 

14.- Leer las etiquetas de los alimentos.

Contrariamente a la creencia popular, los niños pueden aprender a elegir sabiamente los alimentos. Hágalo más fácil teniendo disponibles  una amplia variedad de alimentos, pero solo las opciones más saludables en cada categoría. Ejemplo: pueden elegir la bebida que quieran, siempre que no contenga alto contenido de azúcar o que excedan las 100 calorías. Otro truco:  use comparaciones visuales para demostrar cuánta azúcar o sal hay en sus comidas favoritas.

 

15.- Tener empatía por los demás.

Pregúntales sobre la parte más difícil.  Sobre las personas que conocen que tienen dificultades: “¿Cómo crees que es para tu amiga que no puede aprobar el curso? ¿Cuál es la parte más difícil de eso? Esta línea de preguntas les ayudará a desarrollar un sentido de ‘Estoy en sus zapatos’. “Estas preguntas no siempre son contestadas. Muchas  veces nos encontraremos con un  ‘No lo sé’, pero esto no significa que no estén pensando en ello. Es por eso que nunca debes dejar de preguntar.

 

16.- Ayudarlos a que sea más pacientes.

No te molestes con la tontería de “la paciencia es una virtud”. Si está atrapado en un atasco de tráfico, explíquele que también te molesta. Diga: ‘Oye, quiero salir de aquí más  que tú. Los niños pueden resistir cualquier cosa si se les permite hablar sobre eso, porque hablar les hace pensar en maneras de lidiar con ello. Hagas lo que hagas, no prometas un premio solo por callarlos. Hay una recompensa intrínseca en aprender a ser paciente. Use la situación en sí para hacer que el tiempo vaya más rápido y ayudarlos a crecer.

 

 

17.- Mejorar su concentración y enfoque.

Tal vez usted no quiera un fenómeno de niño  que gane becas y que toque el   oboe, pero nuestra sociedad competitiva les hace pensar lo contrario. Y esto explica por qué tantos niños tienen problemas para concentrarse. Asegúrese de que sus hijos entiendan sus expectativas. Explique que desarrollar habilidades tiene que ver con el dominio. Ya sea que el modelo a seguir de su hijo sea el que sea, hágales saber que hay  que dominar una habilidad y después otra. “Aprende a pasar por una puerta y muchas otras se abrirán para ti; intenta pasar por cinco puertas a la vez y no irás a ninguna parte”.

 

 

18.- Ganar en independencia.

Si tu hijo sale con sus amigos y  te pida que  le recojas más tarde, pregunta a qué hora es mejor para ellos. Luego pregunte por qué, ¿qué estarás haciendo? Si no obtiene una respuesta razonable, diga que no. Si lo haces, di que sí. Los estudios demuestran que cuando los padres les dan a los niños más libertad y responsabilidad, los niños desarrollan una moral más fuerte y más rápidamente.

 

19.- Que sean buenas personas.

A medida que los niños luchan para formar sus identidades en nuestro mundo a veces violento, a menudo materialista, siempre obsesionado con la tecnología, pueden volverse más egocéntricos y menos comprensivos. Los padres tenemos que estar en estos momentos y ofrecerles valores que les ayuden a ser mejores. Piensa que nunca volverás a convertir a tu hijo o hija en el niño de ojos grandes que eran hace unos años. Pero puedes hacerlos mejores  llamándolos a  hacer buenas acciones. Por ejemplo, el simple hecho de ser voluntario por un día puede darte dividendos como padre o madre . Los niños verán que pueden hacer una diferencia, y se sentirán inspirados por otras personas que lo hacen todos los días.

 

20.- Di no a las drogas.

Hay que decirles: Esto es lo que vas a encontrar. Te enfrentarás a esto. Quiero que estés al tanto …

Sea lo más específico posible, y tan a menudo como puedas. Si no sabe todo sobre el éxtasis o la cocaína, búsquelos en Google. Así es como las drogas pasan de ser místicas a ser una cuestión de hecho. Por supuesto, podrían decidir probar algo de todos modos, pero al menos sabrán los hechos cuando sea el momento de hacer una elección muy importante.

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *